El Contexto de la calidad de los datos en la medición de los ODS

Esta investigación busca ser un referente de consulta para instituciones que producen o utilizan datos, al brindar elementos sobre la importancia de la calidad de los datos, especialmente en temas de interoperabilidad de datos como un mecanismo de mejora a la calidad de las mediciones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

La época digital ha traído cambios significativos en la gestión de la información para la sociedad globalizada, en la que el uso de los datos es cada vez más extenso, y es la base fundamental para que los tomadores de decisiones asuman desafíos en materia de desarrollo, especialmente cuando se trata del cumplimiento de las agendas globales.

En este contexto, la revolución de los datos promueve la integración de las fuentes de datos no tradicionales como el big data, para ayudar a solventar las falencias de información, especialmente cuando se hace seguimiento al cumplimiento de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el marco de la Agenda 2030. Durante los últimos años, el uso del big data ha pasado a convertirse en uno de los principales ejes de acción en escalas regionales de la nueva gobernanza de datos, impulsado por políticas de datos abiertos entre sectores e instituciones.

Sin embargo, uno de los mayores retos que radican en el uso de las fuentes no tradicionales de datos es la calidad de la información, de manera que los datos producidos cumplan con determinados estándares que permitan su utilización y generen el impacto esperado en lo que se refiere al fortalecimiento de las iniciativas locales para el cumplimiento de los compromisos de la Agenda 2030.

 

Recomendaciones 

 

  • La interoperabilidad en el contexto de los datos para el desarrollo sostenible promueve el uso de estándares para el reporte de datos y metadatos (incluyendo aquellos que se generan a partir de métodos de recolección como encuestas y registros administrativos), proveniente de diferentes fuentes, con la finalidad de coordinar esfuerzos y generar acciones colaborativas entre las diferentes instituciones productoras de datos (incluyendo aquellas que no hacen parte del SEN). Y, así mismo, reducir las brechas de información existentes en algunos indicadores ODS, en aspectos como la medición de la pobreza, la desigualdad social y el enfoque de género.

  • La calidad de los datos debe ser un proceso dinámico, en el cual se haga un seguimiento a la trazabilidad en el proceso de generación de estadísticas, mediante la adopción de estándares para su reporte. En la actualidad, las oficinas estadísticas de países en la región como México, Ecuador y Costa Rica cuentan con modelos de aseguramiento de la calidad, en los que se fomenta desde el uso de manuales para la producción estadística hasta la aplicación de procesos de evaluación y certificación de la calidad de datos, basado en estándares internacionales.

  • Es deber de los gobiernos promover una pedagogía más amplia en materia de ODS, dirigida al sector privado, la ciudadanía, la academia y la sociedad civil, con el objetivo de incentivar su participación en el fortalecimiento de los ecosistemas de datos para el desarrollo sostenible, y, de esta forma, aprovechar el gran potencial de información de las fuentes no tradicionales.

Otras recomendaciones en el documento completo


Descarga el documento